Blog

Productividad Laboral: pensar y hacer

El auge de la globalización económica ha exigido implementar nuevas estrategias y alternativas a la hora de ser competitivos en el mercado, una de ellas es la productividad laboral como herramienta de gestión del  talento humano y de mejora en los procesos productivos de la compañía, es así como la llegada de nuevas ideas e innovaciones fortalecen el ciclo productivo teniendo como insumo principal los empleados y su desarrollo.

La forma en que se comportan los colaboradores en la organización, su flexibilidad y la capacidad de adaptarse al cambio son factores que están ligados directamente a la productividad y al éxito de las organizaciones en la actualidad, pero es claro que esta relación productividad-colaborador, se viene dilucidando de forma gradual y que son muchos los retos que enfrenta, pero también son muchas las oportunidades que se presentan hoy.

Es claro que uno de los retos a la hora de concebir la importancia de los colaboradores en la compañía es mejorar y lograr que las conductas de la organización estén asociadas y alineadas con el quehacer institucional, en este contexto el estilo de dirección debe estar planeado desde la concepción del comportamiento y la cultura de la empresa como herramienta para mejorar las relaciones entre el empleado y la compañía, creando escenarios laborales donde la gente se sienta motivada, sea más productiva y eficiente.

La salud,  el bienestar, la actitud frente al trabajo son elementos importantes al momento de ver al trabajador como un ser integral y social que se ve afectado por lo que su ambiente interno y externo le proyecta, pero se debe tener claridad que el bienestar, la felicidad etc. son elementos propios del trabajo y la vida personal e intangibles que no se administran sino que son fiel reflejo del equilibrio físico y psicológico de cada ser humano y su contexto.

No existe una receta milagrosa para que la salud mental de los colaboradores mejore de forma inmediata, pues son rasgos como la actitud, su interés de crecer y su voluntad a la hora de definir sus valores y proyecto de vida los que determina la ruta de cada empleado y su productividad en la organización, pues es a través de estos factores que cada uno puede desarrollar sus potencialidades en aras de un bienestar completo.

Pero en la búsqueda de la productividad organizacional es necesario tener en cuenta que hay  situaciones propias de cada compañía como el clima, la cultura, el tipo de empresa que si no son tomadas en cuenta pueden afectar el normal desempeño de las funciones de directivos y colaboradores, quienes a su vez lo reflejaran en sentimientos y actitudes negativas que afectaran de manera directa el resultados y  el cumplimiento de objetivos – metas.

Una adecuada gestión del talento humano es la mejor herramienta a la hora de pensar en productividad laboral en las organizaciones, además de ser una de las ventajas competitivas de las compañías modernas y alineadas con los cambios del mercado. Pero vale la pena aclarar que no solo basta con una buena gestión del TH  interna, sino en mejorar las condiciones de higiene y seguridad que perciben los colaboradores y que dichos lineamientos generen motivación y satisfacción laboral en todos los procesos organizacionales. Es así como lo antes mencionado nos lleva a afirmar que para alcanzar altos estándares de productividad laboral es necesario ver al recurso humano no solo como colaboradores sino como personas que aportan su esfuerzo día a día para el crecimiento y desarrollo de la compañía.

Las continuas modificaciones de las empresas de hoy ha venido exigiendo que sus colaboradores cuenten con competencias  que les permitan adaptarse a los cambios con el objetivo de mantenerse en sus mercados potenciales, empleados capacitados que cobran importancia al momento de referirse a la gestión del factor producción donde cobran gran importancia la idea de integrar las tareas de pensar y hacer que antes estaban separadas como herramienta de productividad laboral integral.

La gestión del talento humano alineada al factor de producción define que se deben realizar análisis a temas como el reclutamiento y selección, incentivos, evaluación, formación y desarrollo, relaciones laborales necesarias para la intervención y toma de decisiones en la relación organización – colaboradores.

La productividad laboral es un tema que ha sido tomado de manera ligera por muchas organizaciones, pues la ven como un gasto debido a que es necesario establecer lineamientos para la capacitación, desarrollo y crecimiento de los empleados lo que a simple vista es una fuga de recursos en elementos intangibles, pero es claro que si las compañías prestaran más atención a esto se daría cuenta que los colaboradores mostrarían mayor disposición a la tarea y a asumir nuevas responsabilidades y sobre todo a ser eficientes en su quehacer laboral, trabajando con gusto y mostrando un mayor sentido de pertenencia por su organización.

En resumen, uno de los factores de mayor importancia para el colaborador y que intrínsecamente está ligado a la productividad laboral, es la satisfacción personal que le genera en el colaborador la labor que realiza y los aspectos que influyen en su trabajo. Teóricos humanistas afirman que los empleados productivos son aquellos que satisfacen sus necesidades psicológicas y sociales en su empleo, lo que genera mayor actitud y dedicación al cumplimiento de la tarea que ejecuta y definitivamente eleva los índices de productividad a través de un clima y cultura organizacional más favorable para el desarrollo, crecimiento y competitividad de la organización.